Prisionero Mandela

Estándar

Os escribo ahora corriendito corriendito mis primeras impresiones tras la visita a Robben Island, la cárcel en la que mandela estuvo preso 18 años.

No ha sido fácil conseguir ticket para la visita, por internet se agotan rápido. A bordo de este barco he viajado los 12 km q separan Ciudad del Cabo de esta prisión de máxima seguridad.


Quisiera colgar las fotos más decentes y retocarlas un poco pero la app va regu, por decirlo de un modo fino, así que os las cuelgo en bruto.


Esta es la entrada a la cárcel. De primeras deciros que no me gusta como lo tienen organizado. Te bajas del barco y te tienes que subir a un bus que te lleva por la isla unas dos horas parando en algunos lugares q merecen explicación. Absolutamente todos los que vamos a la isla queremos ir a la celda de uno de los presos más famosos del mundo. Bueno pues te comes la excursión de dos horas y por la celda pasas un segundo corriendo al final y deprisa porque ya esta esperando el barco de vuelta. El resto de las explicaciones las utilizan para hacer patria, algo de doctrina y explicar las injusticias y demás. Tras soltar mi indignación, os nuestro rápidamente la celda.

Sin palabras, verdad? Este es el patio donde salían los presos.


Uno de los guías ha explicado que tras abolirse el apartheid la conclusión es que no hay raza blanca y raza negra sino raza humana, lo q me ha gustado mucho porque enriquece mi teoría de que es más lo que nos une que lo q nos separa y que el color, el idioma, incluso el sistema de creencias (ufff aquí me estoy metiendo en profundidades) son algo circunstancial. Lo verdaderamente importante y que nos iguala son nuestros sufrimientos, sueños, emociones…

Somos hermanos y hasta que no nos reconozcamos en los demás y no haya verdadera compasión no habrá empatía. Y hasta q no haya empatía no habrá amor. Y por eso hay guerras. Porque creemos que somos distintos. Yo soy yo y lo mío y tu eres tu y lo tuyo, q no es lo mismo q lo mío.

Me acordé en la visita a la isla del libro El hombre  en busca de sentido, de Víctor Frankl. Os acordáis que ya os hable de él? El psiquiatra , como prisionero de los nazis que fue, hablaba de nuestra libertad y facultad para cambiar nuestros pensamientos. Intentad hacerlo. Todos podemos. Es brutal.

Sobre este tema ya he tenido varias conversaciones con diferentes personas: hay quien dice que sabe que tenemos esta facultad y lo practica, quien no tiene ni idea y vive poseído por lo que le dice su mente y quien lo niega. Ufffff

Y digo yo, sí después de las guerras y las cárceles resulta que se llega a la conclusión d q no han valido para nada y se hacen exposiciones y museos, por qué no dejarlo ya y así ya no vamos a más exposiciones sobre guerras ni a más museos de torturas y genocidios?

Prisionero Mandela, valió para algo el Apartheid? Valió para algo la creencia de la diferencia entre blancos y negros?

Para quien quiera profundizar más en la vida de Mandela y su estancia en la prisión recomiendo su libro Long walk to freedom, no recuerdo como se ha traducido aquí. Por supuesto recomiendo una y otra vez El hombre en busca de sentido y me gustaría saber vuestras opiniones. (Perdonad mi escritura apresurada a golpe de móvil y mis faltas de ortografía en mi casita victoriana en Cape Town. Mañana salgo para Livingstone, Zambia)

Anuncios

»

  1. ¡Sigue adelante, amiga! Lleva tus pasos y tu mirada allí donde otros vivieron, descubrieron, lucharon y sufrieron. Y sigue contándolo para que quienes te acompañamos con el alma te sintamos más cerca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s