Archivo de la categoría: Missimágenes

Fui a los bosques… 

Estándar


… Aquí estoy, leyendo Walden mientras paso unos días en una cabaña en los bosques…

Aquí valoro y agradezco mi libertad, el precio de la vida y observo lo feliz que se puede ser en medio de la naturaleza.

Anuncios

He venido a esperar la primavera…

Estándar

… a Dinamarca.


Y ha llegado ya.


Datos de ayer mismo: es el segundo país más feliz del mundo por detrás de Noruega. Al menos en Copenhague la gente va en bici a todas partes, prácticamente toda la oferta gastronómica es ecológica, la gente mira a los ojos y todo esta limpísimo.


Uno de mis acompañantes es Hans Christian Andersen. Que visión tan distinta de la q yo tenía me esta ofreciendo su biografía. Sabéis que fue muy importante su faceta como viajero? Sabéis que un viaje que hizo por España le marcó y escribió un libro sobre el tema?


Su casita en Odense, donde nació, en la isla de Fionia.


“Las montañas sólo se ven en su esplendor cuando te alejas de ellas” cuenta el autor danés.

Al fondo la biblioteca nacional y la ópera

Aquí se mira mucho por la sostenibilidad. Ved este proyecto de casas en contenedores.


Copenague significa puerto de los mercaderes y un café cuesta 4€.

Smorrebrod. Sandwiches abiertos de pan c mantequilla

Feliz primavera a todas las viajeras que disfrutan del camino

En el hotel Nimb, el mas caro de Copenague con solo 13 habitaciones

 

Digan lo que quieran… 

Estándar

… pero 2016 no ha sido un mal año, como la gente afirma.
Se fue Marisa, se fue Lorenzo, se fue J. (a dónde se fueron, ¡carajo! ¿no les vamos a volver a ver más? )… se fueron tantos y tantos seres que queríamos y que nos dejaron un poco más solos… solos con nosotros mismos, solos con nuestra soledad a cara de perro. Eso es un golpe de dolor. Pero nosotros añadimos el sufrimiento. No se han cumplido nuestros deseos. La vida no ha respondido a nuestras expectativas, a nuestros caprichos, a nuestros pensamientos. Y por eso sufrimos. Porque rechazamos lo que ocurre. Porque no lo comprendemos. Porque no lo aceptamos. Entonces ha sido un mal año.


Pero hay quien dice que la vida no se equivoca y nos pone delante lo que necesitamos para avanzar y crecer. (Malditas enseñanzas. Enseñanzas sin anestesia, enseñanzas a tumba abierta, enseñanzas de las que duelen. Enseñanzas que nadie quiere aprender).

Y esta es la verdadera lección. Que nada es un problema. Que las cosas ocurren por sí solas y somos nosotros los que ponemos la etiqueta. Eso es un problema, esto una putada, aquello una tragedia. ¿Según qué? nuestras expectativas, deseos, necesidad de control, etc. pero no son más que enseñanzas de la vida, cosas que ocurren. Quizá sin orden ni concierto.

Y  en mi mente está la muerte. No dejo de darle vueltas. ¿Acaso nos creemos que vamos a morir todos de viejecitos, con pelo blanco, en una cama acolchada con un vaso de leche caliente al lado y rodeados de nuestros seres queridos? ¿Quién nos metió esa creencia en la cabeza? La muerte viene cuando quiere. Cuando considera que ha llegado el momento. Con tragedia y sin tragedia. Cuando esa persona ha cumplido su misión. (¿cual era esa misión?)

Por eso ahora sólo creo en la importancia de aceptar. Aunque no entendamos nada. De cambiar las cosas si podemos, de aceptarlas si no. En la importancia de soltar las cosas que no nos hacen falta para comenzar el año nuevo. Una matrioska nueva comienza un nuevo año. La matrioska anterior ha muerto.

Y a vosotros, los que ya no estáis aquí, si me estáis leyendo, que sepáis que no dejáis de existir. Las personas existimos en referencia a los demás. Existimos porque los demás nos quieren y nos recuerdan. Es como esconderse. Si nadie te busca, no estás escondido. Sólo estás. Uno está escondido porque le buscan y no le encuentran. Eso es existir. Existir es inter-ser.

 

Bienvenido 2017. Lanzo la moneda al aire y que sea lo que quiera.

Olé, olé, oléeee otra vez!!

Estándar

De nuevo mi revista literarioviajera favorita, La Línea del Horizonte, publica un reportaje mío, mi viaje a Omán. Fue hace ya algunos veranos cuando decidí presentarme a 53 grados en el sultanato más enigmático del planeta…

http://lalineadelhorizonte.com/revista/donde-nadie-conoce-a-simbad/

 

oman