El cheque, al fin

Estándar

Hemos vendido todos los ejemplares de nuestro libro viajero Mañana dejaremos Zarzura y con las ganancias hemos elaborado este cheque para la ONG Inprhu Somoto, q está en Nicaragua. (ya sabéis de ellos por mi exposición Missuniversos y por mi estancia en este país centroamericano).

Quedamos todos en Salamanca para la recogida del cheque y después corriendito corriendito ya en Madrid acudí a la ONG Taller de Solidaridad para que los voluntarios que acudan a Nicaragua en julio se lo entreguen. Olé oléeeeeeeee

img_20180507_163315449680601.jpg

Anuncios

Cristina y el capitán

Estándar

Nuestra tourneé andaluza nos había llevado a Morón de la Frontera, donde regresaba un destacamento del ejército del aire tras pasar cuatro meses en Djibouti de misión contra el pirateo. Y allí estaban los familiares esperando a estos bravos soldados. Se habían congregado a las cuatro de la tarde ya que el avión tenía la hora prevista de aterrizaje sobre las 16.20. De hecho el avión es este que veis en la imagen, un aeroplano llamado Reino de España. Hablamos con novias, mujeres, padres, madres, abuelos, abuelas, hijos, hijas… la mañana había comenzado en casa de Ángeles, una joven embarazada de Mairena del Aljarafe, en Sevilla, que esperaba a su tercer hijo al mismo tiempo que a su Cabo Raúl. La acompañamos a hacer preparativos de mudanza, ya que gracias a la misión del cabo se podían cambiar de casa, después pasamos con ella, su madre y sus dos pequeños las últimas horas hasta el aterrizaje del avión. Todo era bulla a pie de pista. Gritos, lágrimas, tensa espera, nervios… habían sido cuatro meses de ausencia.  
Entonces la ví. Ya sabéis que tengo querencia a las mujeres solas y me llamaba poderosamente la atención que aquella chica no estuviera como las demás, rodeada de la familia esperando a su soldado correspondiente. Estaba sola, algo apartada, con gafas oscuras de sol y en silencio. Me dio algo de miedo que me mandara a paseo pero si la profesión me ha enseñado algo es eso, vencer los miedos al rechazo y preguntar y hacer lo que quiero para no arrepentirme después. Me acerqué a preguntarle por qué estaba sola, intuía que allí había una bonita historia. Y acerté. Cristina estaba sola esperando a su capitán. Se alegró de hablar con nosotros ya que también pensaba que aquella situación merecía la pena contarse.


Le pedí que se quitara las gafas de sol, siempre lo pido. Las gafas me impiden empatizar a mí y al espectador y descubrí que estaba llorando. Soy muy llorona, me dijo… cualquiera no lo es en esta situación, le respondí. Era un momento muy emocionante… cuatro meses de ausencia se notan si es un miembro de la familia, más si está tan lejos y más si la misión se nos antoja delicada como ésta lo era. Apoyo contra el pirateo somalí y apoyo logístico de aviones. Era el ejército del aire.
Cristina me confirmó que había venido sola. Aquella espera la había vivido en soledad y en soledad quería vivir el reencuentro. Cristina valiente. Eran momentos que ella vivía como íntimos y no una fiesta para compartir con la familia, la fiesta vendría después… Y mientras a su alrededor había pancartas y niños gritando ella miraba al horizonte en busca del avión en el que venía su prometido. Me enseñó el anillo de compromiso, se casaban el 7 de septiembre. Llevaban 9 años juntos. Le pregunté si era la primera vez que él se ausentaba, me respondió que no, le pregunté si le compensaba, me respondió que su capitán era todo para ella y que una pareja consiste en ver que el otro es feliz haciendo lo que le gusta, le pregunté si él se volvería a ir, me respondió que sí. Y a pesar de todo allí estaba ella, sola, más sola que la luna, rodeada de gente, miembros de la base aérea, familiares, nosotros periodistas… y ella con un pinchazo en el corazón y los nudos del llanto en la garganta. Cristina dura. Cristina y la soledad. Cristina y el avión que se hacía esperar. Cristina impaciente en la línea del horizonte. Pensé que si yo fuera alguna de las personas que estaban allí sería ella. Yo también hubiera ido sola a esperar a mi capitán, oh, mi capitán. Definitivamente por muy acompañados que estemos las cosas importantes de la vida se viven en soledad.

Podréis conocer a Cristina en el programa del décimo aniversario de Comando llamado Lo que de verdad importa en este enlace.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/comando-actualidad/comando-actualidad-importa-corre-corre-viene-papa/4610001/

Basta ya

Estándar

Supongo que estas imágenes son suficientemente elocuentes para saber por qué paramos, por qué nos plantamos. Tuve mucho debate antes de hacer la huelga e ir a la manifestación porque parte del machismo de la sociedad lo generamos y consentimos las mujeres. Pero como muchas estamos hartas de consentirlo, nos plantamos por las que quizá no se han dado cuenta y por las que ni siquiera pueden parar, y no por machistas sino por explotadas. Basta ya. Corresponsabilidad. Eduquemos a nuestros hijos en la igualdad. No consintamos paternalismos, brecha salarial ni hombres que no nos permitan vivir en libertad.

Cada trastero una historia

Estándar

Detrás de cada puerta de cada trastero había un mundo.

Estamos trabajando en un Comando sobre la rentabilidad que se le puede sacar a la vivienda (Ahora mismo la máxima rentabilidad se saca comprando un local comercial, no os lo perdáis) y he descubierto el mundo de los trasteros. Resulta que hay empresas que hace pocos años han empezado a construir edificios enteros de trasteros. ¿Por qué? Dos razones: el auge de negocios on line que exige tener un lugar físico para guardar los enseres y que las casas cada vez son más pequeñas por lo que, en lugar de tirar, guardamos. Consentimos pagar por no tirar. Y de eso se valen estas empresas que alquilan trasteros. Ponen precio a nuestros apegos.

Así, hemos ido a Barcelona y hemos entrado en una de estas cárceles/hoteles para recuerdos. Hay que ver lo que guardamos… Carmen su vida entera mientras ha compartido casa con unos amigos cuando tuvo que abandonar la suya por la crisis, Carlos juguetes para su hijito y objetos de colección, Ana había vaciado la casa de sus padres fallecidos y allí había encerrado los recuerdos hasta poderlos tragar y gestionar, a Chris le echaban de casa para alquilarla al doble de precio y con un nudo en la garganta guardaba todo para marcharse a casa de su hermano… Historias de personas como yo y como tú que me lees. Todos tenemos una historia que contar. Me gusta pensar, y en este reportaje vaya si lo pensé, que en todas partes la vida está llena a de heroísmo.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/comando-actualidad/comando-actualidad-metro-cuadrado-mas-rentable/4595878/ (A partir del 38’47”)